Cuando discuten, usted y su cónyuge se echan en cara antiguas faltas que deberían estar enterradas desde hace mucho tiempo. ¿Por qué? Porque uno de los dos, o los dos, no saben cómo perdonar. Pero se puede aprender. Claro, antes hay que entender por qué cuesta tanto trabajo perdonar. En Casa de la Presencia de Dios,…

El sábado día tal se realizó una actividad en la Plaza de San Francisco. Nada mas satisfactorio que llevar el mensaje de esperanza a quien lo necesita. “Así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la…

Follow us: