Dios

La palabra que hoy inspira y que te anima querida mujer arrojada, persistente e inoportuna ante Dios, y que no cesa de orar hasta ver la respuesta venir del cielo es la siguiente: Lucas 18:1-8. La parábola de la viuda y el juez injusto.

La siguiente cita bíblica, trata de un juez malo, perverso y corrupto que no temía ni a hombre ni a Dios, sin embargo hubo una viuda necia y perseverante que al buscar que éste juez malo le hiciera justicia, y enfrentarse a un ¡no! Contundente de parte del juez, ella no se desanimó, ni se fue llorando a su casa con esa respuesta, no mujeres. Ella al día siguiente volvió nuevamente delante del juez a seguir insistiendo.

La Biblia dice que así estuvo la viuda por varios días hasta agotar la paciencia del juez, hasta que éste cansado de verla allí parada delante de él todos los días con la misma petición, diciendo hazme justicia, consiguió que por cansancio del juez le hiciera como ella había estado pidiendo.

¿Cuántas veces has acudido delante de Dios con una petición y no has obtenido la respuesta deseada? ¿Uno, dos tres o quizá cinco años y nada? ¿Estas por tirar la toalla? Quizá hayas dicho, a mi Dios no me escucha, o tal vez alguien religioso te haya dicho “revisa que pecado oculto traes por allí y no lo has confesado”

En muchas ocasiones la respuesta de Dios se suele tardar, Dios nos estira de tal manera que parece que ya nunca nos va a contestar lo que le estamos pidiendo, pero si pediste conforme a su voluntad, créeme que Él te va a responder tu petición, aunque no sea tal como tú se la hayas pedido sino conforme a Su perfecta voluntad.  Lo que Él espera de ti es que tu fe se fortalezca se agrande mientras que tu petición está siendo trabajada en los cielos.

Muchas ocasiones venimos ante Dios como si fuera una fuente para cumplir todos nuestros deseos, ¡no y no!, Dios no es una lamparita mágica, Él está más interesado en trabajar tu corazón, a fin de prepararlo para que cuando llegue tu respuesta tu estés lista para recibirla, o si no pasara que cuando el conteste tu petición tu no hayas alcanzado la madurez y una vez recibido el favor, te des la vuelta y ni siquiera las gracias le des.

¿Quieres ver respuestas a tu vida? Quizá estés esperando que un hijo o el marido salgan de las garras de las drogas o del alcoholismo, o bien un familiar en la cárcel o con un cáncer terminal.

No te desesperes ni te vayas a buscar la ayuda de los brujos o de los de la Nueva Era, o cualquier otro tipo de ayuda que a la larga te va a traer más mal que un bien.

Hoy te animo a buscar el rostro del Señor con una fe inquebrantable y testaruda hasta que la respuesta que estás esperando llegue a tu vida y entonces tendrás el gozo cumplido en él Señor.

Dios te Bendiga

Lupita Prado

Follow us: