Dios

 

Queridas y amadas mujeres de cualquier punto del planeta, y que nos honran con la lectura de nuestros artículos que con mucho cariño escribimos para bendecir sus vidas en donde ustedes se encuentren, y queremos seguir contando con su amistad a través de éste medio.

Amadas; al inicio del año, solemos hacer muchos planes que deseamos cumplir al pie de la letra, pero que al cabo de unas semanas, y sin querer vemos que nuestros planes comienzan a caerse. Si nos propusimos hacer ejercicio, o hacer dieta o bien retomar un proyecto detenido, el deseo de mi corazón es animarte a no desmayar en el camino mientras trabajas en ello.

Quiero hoy declarar sobre tu vida del libro de los (proverbios 31:10-31), ésta porción para animarte y declarar que tú, eres esa mujer virtuosa y determinada, que no teme lo porvenir porque eres una mujer de reino, y las mujeres de reino son sabias y con el carácter de Cristo, diligentes y comprometidas, que se esfuerzan a cumplir con todo lo que han propuesto en sus corazones, pero sobre todo perseverantes.

Si, perseverantes, y no solo en las cosas físicas sino también en las espirituales. Cuando sientas desánimo y deseos de tirar la toalla recuerda que dice el libro de (Filipenses 4:4-7), deja a Dios intervenir en tus proyectos sin estar afanadas en ellos y deja que te inunde de su paz.

Orad sin cesar dice otra porción de la escritura. Es en oración como vamos a mover la mano del Señor para así poder ver cristalizados nuestros sueños, ya sea con nuestra familia, en nuestro ministerio, en nuestra sociedad, siendo actores y no solo observadores pasivos y desanimados a mitad del año.

Dice también la escritura que Dios da fuerzas al que no tiene ningunas. Si tú, te sientes a mitad del año sin fuerzas para continuar, no olvides acudir a la fuente de todo poder, o sea al Señor que es basto en darnos su ayuda cuando no podemos más.

Te animo a leer tu Biblia por lo menos una vez al año, eso es muy poderoso y tendrás versículos frescos de la palabra de Dios para resistir las acechanzas del maligno, para pelear por tu familia y poder detener toda fuerza del maligno y salir así victoriosa de cualquier situación.

Oro al Señor que éste año nos permita seguir juntas por éste camino de la fe y animarnos mutuamente a no decaer ni cederle un solo centímetro de territorio al enemigo de nuestras almas, sabiendo que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece y que ceñidas con nuestra armadura, que es la Armadura de Dios de Efesios 6, somos más que vencedoras por medio de aquél que nos amó y por cuya sangre con la cual nos compró, tendremos siempre una victoria segura.

Bendiciones.

Lupita Prado

Follow us: