Este tiempo del tercer milenio, tiene características sociales, familiares, morales, económicas, políticas y culturales que impelen y empujan a la iglesia y sus conservadores métodos, a modernizar y actualizar su trabajo, sin perder su objetivo nuclear: Amar a Dios y darlo a Conocer aportando salvación.

 

El pecado crece en gravedad, ha cobrado envergadura el desplazamiento de principios y valores, las familias se han ido alejando del plan original de Dios; hay más maldad, es abierta y permisiva la inmoralidad, desenfreno en el tema de las preferencias sexuales, los gobiernos son cuestionados como nunca, las autoridades son desafiadas y desacreditadas, los policías y los ejércitos ya no resguardan el orden, ni cuidan el bienestar social, ahora son cómplices de robos, homicidios y narcotráfico,y hay desenfreno en la avaricia y codicia.

 

El evangelio es el mismo desde hace 2000 años, pero los pastores enfrentan en sus congregaciones retos diferentes:
1. Volver a la Esencia de la cruz, que perdona pecado. El pecado es el principal problema del hombre. Que el sólo mensaje de la cruz haga que la gente permanezca en las iglesias, no cayendo en dar entretenimiento y comodidad excesiva, o cristianismo permisivo y humanista para que no se vayan.

 

2. Enseñar a ser Pacientes. “Cambio acelerado” es lo de hoy. Pero Dios no va con nuestro modelo vertiginoso, sino que el hijo de Dios desacelera lo carnal y almático, y el reto del pastor es que los fieles aprendan ésta nueva cronología del Reino, y a lograr lo esencial y espiritual, con paciencia. Decirle a las ovejas, que salir de los problemas no es asunto de prisa, sino de obediencia y transformación.

 

3. Otro reto actual es enseñar a las ovejas que la Iglesia no oferta como si fuera una tienda de autoservicio; el hecho de que lleguen a evaluar ¿qué me dan aquí? Con mente consumista, hace que los pastores teman si cumplen sus expectativas o no, si lo que ofrecen es de su gusto, ó si es aprobados por ellas o no, como si el evangelio fuera un producto a comprar. Importamos modelos de iglesias “exitosas”, para no quedar fuera de la Oferta de mercado, pero… ¿es ésta la voluntad de Dios?…El paso de un pagano con mente consumidora, a un cristiano, es el paso de la mente consumidora a la mente ofrendadora, ofertante y servidora. Es un reto transformar esa mentalidad cada vez más notoria en los cristianos de hoy.

 

4. Otro reto de hoy es actualizarse en la Iglesia digital, en internet y redes sociales. Para muchos pastores, el no ofrecer videos, redes sociales de sus actividades, etc. les pone en desventaja con el evangelismo y la iglesia en línea, que está alcanzando a muchos a nivel mundial. Además es un medio de comunicación imperativo hoy. Queramos o no, el cambio tecnológico es necesario para no quedar desplazado de la cultura de la información y del aprendizaje actuales.

 

5. Vivir la Oración e Intercesión es el Reto más poderoso que deben los pastores alcanzar y mantener sin cesar. La Palabra lo dice: Orad sin cesar. La iglesia ha cesado de orar en los términos bíblicos, por eso la sociedad está espiritualmente en decadencia. Muchos dicen: dime el estado de la sociedad, y te diré el nivel de oración de la Iglesia.” La oración no es sustituida por nada de lo que hagamos.

 

6. Otro grande reto es sobrellevar y superar la falta de amor del Cuerpo de Cristo. El ministerio pastoral es muy solitario, recibe mucha ingratitud, y no tiene el pastor en quién confiar. El reto es una relación tan fuerte y completa con Dios, que, como Pablo, sólo les baste la Gracia del Señor para continuar con gozo el trabajo ministerial.

 

7. Un reto mayor es la Unidad con los otros ministerios, con corazón limpio, sin que ésta sea una oportunidad para que cada uno busque su propio provecho.

El trabajo del verdadero pastor no es desempeñar una profesión, sino que responde a un llamamiento divino, de tal manera que pueda superar estos retos, siendo fiel al autor de su vocación y llamamiento, el Señor Jesucristo, a quien sirve.

 

Colosenses 3:24 “sabiendo que del Señor recibiréis la
recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Pastora Martha Valdiviezo

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

Follow us: